Chilka
Merlo, San Luis
Argentina

cliquee sobre el aceite de su interés


Introducción a la Aromaterapia Astrológica

C. G. Jung creó la imagen de la "sombra" para los estados de transformación negativa de conflictos o tareas no enfrentadas, y Dethlefsen y Dahlke, entre otros, llegan a la conclusión que estas sombras se presentan finalmente en forma de síntomas de enfermedades o también de posibles accidentes.

Pero ellos no ven eso necesariamente como nefasto, sino, al contrario, como indicador certero de una situación, con la cual nos conviene familiarizarnos, cumpliendo de esta manera con la misión que hace a la razón de nuestra vida.

Solamente una genuina y honesta dedicación a las tareas arquetípicas que nos tocan vivir, puede curarnos de verdad.

Thorwald Dethlefsen, describe en ese contexto alternativas formas de solución en un ejemplo de una necesaria confrontación con una situación saturnina:

El personaje en cuestión, un típico representante jupiteriano, al cuál le gusta la buena vida, debería en este caso abandonar por algún tiempo sus frugales comidas, tendría que cambiar a lo mejor a una dieta vegetariana, debería usar, cuando más pueda, una sola habitación dentro de su palacio y pintar esa habitación toda de blanco o de negro, amoblarla solamente con lo más esencial, debería meditar mucho en ese sencillo recinto, y eso, a lo mejor, hasta en presencia de alguna calavera.

Ahora, suponemos que nuestro jupiteriano hace pito catalán a esos buenos consejos y sigue su acostumbrada vida en abundancia, y entonces le pasará seguramente algo a la fuerza: quizás un accidente con el automóvil, con el resultado que se encontrará luego en una muy austera habitación de un hospital, y encima con comida muy sencilla. Estará mucho solo y puede así meditar bastante y hasta piensa ahora quizás también con frecuencia en la muerte, de la cual se escapó por poquito.

Prácticamente se enfrenta entonces a la misma situación de la cual quería salvarse originalmente. Solamente ahora le duele todo un poquito más!

Debemos aceptar, que si nos toca vivir tal o cual aspecto, lo tendremos que hacerlo y no tendremos elección, solamente podemos elegir en cierta manera la forma en la cual queremos pasarlo.

Es eso uno de los aspectos más difíciles de entender en nuestra vida: la simultánea existencia y racionalidad del destino, de nuestro Karma, paralelo al mismo tiempo, al libre albedrío de cada actor.

Un concepto de agresión puede ser vivido drásticamente, asesinando o pegando a alguien, pero otro acercamiento válido, y desde ya bastante más conveniente a ese tema, podría ser también simplemente gritar como loco, tocar el tambor, hacer tremenda carrera a caballo, practicar artes marciales o vestirse en colores al rojo vivo o, y ahora llegamos a la parte aromaterapeútica: juntarnos con algún aceite esencial arquetipicamente "bien marciano".


Los criterios de clasificación

Claro está, que la "utilización" arquetípica de "representantes" correspondientes en el ámbito de gemas, esencias, colores, etc. no nos solucionará, así no más nuestro problema, pero si nos ayuda de buena forma en una mejor concienciación al respecto, y eso ya es mucho!

Similares sugerencias da en ese sentido también la aromaterapeuta alemana Susanne Fischer, con relación a un enfoque sobre los elementos (fuego, tierra, aire y agua).

Yo traté de llevar esa idea directamente hacía una clasificación arquetípica, basada en los 12 conceptos astrales, abarcando de esta manera implícitamente también tanto la clasificación elemental, asi como de yapa, también la relación respecto a su carácter Yin y YANG.

Por cierto no es fácil encontrar para ese tipo de ordenamiento una medida válida para la correcta ubicación de una piedra, o de una planta, o tal como en nuestro especial caso, de un aceite esencial, debido a que ya de entrada se presenta la dificultad de la elección del criterio a aplicar.

Nos fijamos como es la planta de donde viene el aceite? En el hábitat donde ella crece? O en la función del aceite sobre nuestro organismo? O en su aroma? O en su historia y su fama? O en el efecto que ejerce sobre nosotros en general???

Traté de encarar el dilema de la mejor forma posible, pero en el transcurso de la tarea me fui dando cuenta que eso no era para nada fácil, sobre todo porque descubrí que cada uno de los aceites analizados reúne en sí no sólo uno o dos o cuatro conceptos arquetípicos, sino siempre la totalidad de todas las posibilidades, solamente algunas de ellos más marcadas y otras menos.

Y eso es en realidad lógico, ya que lo mismo pasa con todas las cosas, inclusive con nosotros: Si decimos por ejemplo: "tal persona es, según horóscopo, CAPRICORNIO", simplemente queremos decir, que al nacer tuvo el sol en el signo de Capricornio, pero de hecho lleva también todos los demás aspectos ubicados en algún lado; quizás uno u otro adicional también en el mismo Capricornio, pero con seguridad no todos, y eso significa, que aparte de Saturno se presentan para él entonces también otras características, a saber de Luna, Neptuno, Venus, etc., etc. Eso nos lleva a reconocer que cada uno de nosotros, y además cada cosa que existe, equivale siempre a un todo y nunca solamente a un parcial de ello.

Teniendo eso en cuenta, hice, lo que muchas veces se hace en un caso así: elegí en cada caso los aspectos más destacables e ignoré los demás.

Para clarificar la idea trataré de ilustrarlo con el ejemplo práctico del animal león, tratándolo como si fuera uno de mis aceites:


El ejemplo del León

Arquetípicamente corresponde el león al sol y al signo de Leo. El león es el rey! Nadie puede dudar de esto. Pero por cierto es también ARIES y animal de ataque.

Ahora, si lo observamos luego de una cacería y posterior comilona, descansando de manera tan pachorrienta como solamente un león puede ser pachorriente, y eso encima en compañía de todo su clan, podemos también atribuirle fácilmente aspectos de TAURO.

También GEMINIS está presente en su comportamiento, por ejemplo cuando enseña las cosas de la vida a sus pequeñines. Y con Géminis tiene que ver también el buen olfato que tienen estos animales.

Como casi todos tenemos la dicha de poder ver a piachere en televisión la vida familiar de cualquier bicho que se nos antoje, estamos también ampliamente informados acerca de cómo son de simpáticos y amorosos los leones cuando son pequeños cachorritos y para ellos, nuestra asignatura es de cajón CANCER.

Finalmente, bueno, el signo que le corresponde más que nada, LEO. No hay nada más que decir al respecto!

Con VIRGO, la cosa ya es un poco más complicada; pero uno puede pensar por ejemplo, como planifica el león su tarea de caza y como hace por ejemplo la selección para decidir si vale la pena o no hacer el esfuerzo de perseguir tal o cual presa.

Luego viene LIBRA. Bueno, y otra vez gracias a la TV, sabemos hoy en día que también a los leones les gustan los juegitos de Venus.

Y eso de hacer el amor de los leones empieza normalmente siempre muy tierno, tipo Libra, pero termina generalmente medio a la bestia, tipo Plutón-ESCORPIO, y ese aspecto aparece también en lo salvaje y decidido de su forma de cazar: todo o nada!

Con respecto a SAGITARIO se puede pensar que Júpiter - Zeus es un rey agrandado; al fin y al cabo se trata del jefe de los dioses! Más mundano, en signatura, es el hecho de que el león, como gato, es bastante grande y "grande" corresponde a Sagitario. Otra característica del caso que se podría sumar, es el hecho que, con frecuencia, los leones, gobiernan vastos territorios.

Con CAPRICORNIO también es fácil, basta no más observar un viejo león macho; sin duda es cosa seria!

ACUARIO tampoco desentona. Podemos tomar por ejemplo la velocidad que pueden desarrollar los leones de la nada, cuando se largan en carrera, o lo imprevisible que son, cuando les toca serlo y ni hablar de su absoluta necesidad de libertad.

Finalmente y para que no escapen de su relación con PISCIS: les gusta meditar y son grandes amantes de las fumatas de marihuana. Otro aspecto característico a Piscis, sería su capacidad de esfumarse entre los pastizales y mimetizarse totalmente con el terreno en el momento que acechan a alguna presa.

Bueno, si imaginamos ahora, a manera de ejercicio, que nuestro león fuera un aceite esencial, podríamos, para fines prácticos hacer la siguiente selección:

LEON
Tendencia Aries-Leo
fuego
yang


ARIES
Animal típico de ataque. Posee coraje y fuerza.

TAURO
Vive en comunidades, generalmente es perezoso y le gusta la buena vida.

LEO Es el Rey.

ESCORPIO
Decidido al máximo en sus tareas esenciales, que son la caza y la copulación. Además es un gran proveedor de buitres y de hienas.

Bueno, más o menos esta fue mi manera de proceder, con lo que vendrá después!


Aplicación terapéutica
Para relacionar la información arquetípica acerca de los aceites en forma más precisa con las correspondientes posibilidades terapéuticas, recomiendo sobre todo la lectura del libro de Dahlke y Dethlefsen LA ENFERMEDAD COMO CAMINO y también VIDA Y DESTINO HUMANO de Dethlefsen.

Menciono a Dahlke y Dethlefsen como inspiradores de esta especie de Enfermoterapia, pero desde ya, no son ellos los inventores del sistema, sino que son "meros" recopiladores y adaptadores de viejas enseñanzas y antiguos conocimientos, al igual que fue en su momento Hahnemann respecto a la Homeopatía.

Indicaciones acerca de la relación de aceites esenciales con "sus" planetas, signos astrales, elementos, etc. podemos encontrar en diversas publicaciones, y eso en forma más o menos acertada, inclusive también en algunos escritos anteriores míos, pero eso casi siempre en ausencia de explicaciones sobre como se llegó a determinar tales relaciones.

Cuando empecé con el presente trabajo tenía al principio también toda la intención de salirme otra vez por la tangente, en lo que se refiere a la mencionada clasificación, determinándola de alguna forma "por intuición", pero luego de haber terminado esta ubicación a dedillo, me empezó a cosquillear la conciencia y decidí empezar todo de nuevo, pero ‘trabajando" esta vez aceite por aceite, estudiando en detalle uno por uno de sus aspectos arquetipos, para recién luego llegar a mis conclusiones. Los resultados están ahora a la vista. No estoy seguro que lo expuesto sea necesariamente acertado en todos los casos, pero, por lo menos, con las argumentaciones individuales expuestas, están dadas las condiciones para que todos podemos repensarlas y eventualmente rectificarlas, si eso pareciera necesario.

Ahora, si suponemos que todo eso fuera correctamente ubicado e indicado, no obstante vendrá automáticamente la pregunta de siempre: Cómo le doy uso para mí y para mi especial situación?

Para ello tendremos que concientizarnos los tres pasos de curación:

Curación alopática,
que incluye básicamente todas las cosas a las que los típicos terapeutas alternativistas normalmente tienen fobia: antibióticos, cortisonas, vacunas, operaciones, pero también técnicas tan esotéricas como las afirmaciones positivas y similares prácticas de control mental, y, desde ya, también muchas de las terapias alternativas como Aromaterapia, Reiki, etc. etc.

Curación homeopática,
mediante Homeopatía Unicista, Flores de Bach, etc., o sea usando básicamente todo lo que se encuadra normalmente también dentro de la medicina preventiva. A ello se suman muchas de las demás terapias alternativas, inclusive dentro de ellas, las que en parte se usan también alopáticamente, como sería en nuestro caso la Aromaterapia. Es ella justamente, ya desde miles de años, una de las disciplinas más destacadas para prevenir enfermedades, y no es por nada que se asuma que las personas que se manejan habitualmente con aceites esenciales, difícilmente se enferman seriamente.

Curación espiritual,
que vendría ser al mismo tiempo el quehacer fundamental de nuestro individual camino de evolución, o sea dicho de otra manera: la razón por la cual existimos!

La Aromaterapia nos pueda dar buenas soluciones inmediatas en las dos primeras prácticas, pero nos es además una buena ayuda en encontrar el camino de la última, a saber, el enfoque de nuestra sanación espiritual! Ahora, después de volar con Hahnemann y los leones, volvamos otra vez a los aceites esenciales, con los cuales hice el intento (leonino) de desvelar la siguiente visión de sus características arquetípicas.

Copyright Carlos E. Drescher 2000

Descargo

Contáctenos

Copyright © 1999-2005 Chilka S.R.L. - Todos los derechos reservados.